Donde la lluvia es nostalgia y la soledad escucha los velados sonidos que el tiempo emite, existen pueblos antiguos.
Han echado raíces en los cerros, a orillas del Altiplano, donde el cielo es el milagro y el río es un misterio.
Los he visto con el sol generoso del mediodía y en la clara quietud de noches consteladas. Habitan entre pircas ancestrales, permanecen como paradigmas incorruptibles, siempre en pie; soportan recuerdos punzantes que evocan ausencias.
Son promesantes del sol, peregrinos de la altura, enemigos férreos de la sombra, respetuosos del silencio, custodios inflexibles del pasado. Honran la Tierra y su destino es eterno.
En secreto van trepando las laderas. Con constancia milenaria avanzan, aún en las noches más oscuras; cuando la luna se hace cómplice, se encaminan y se elevan.
 ¿Cardones? ¡Así se empeña en llamarlos la gente!
Pero yo los he descubierto prosperando sin prisa, a plena luz. Juro que los he visto y que ellos me han reconocido anhelando mis raíces… y me han llamado.
¡Es cierto que ascendí con ellos y hemos sorteado las mismas piedras y me han alentado a vencer cada repecho!
Puedo afirmar que en las tardes en que el viento se hace música, cuando roza sus espinas, de sus voces melodiosas surgen verdades, como antiguas plegarias desde el punto clave de la Historia.
Una noche luminosa he acudido a la cita. Pude oírlos. No gritan ni susurran. Simplemente me han nombrado en la lengua originaria.
¡Desde entonces yo comprendo tantas cosas!  
                                                                              Nora Coria
"Identidad", Mención Fundación El Libro - Feria del libro infantil y juvenil de Buenos Aires. 2010.

4 comentarios:

Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia dijo...

¡Hermoso,Nora! Un saludo grande para vos ☼

Neli

Tolhuin dijo...

¡Qué bellamente conmovedor! Pasaré seguido por este rincón tan lindo al que Mirta Coria me invitó.
Un abrazo.

Marta Martinez dijo...

Hermoso Nora!! Felicitaciones

Marta Martinez dijo...

Hermoso Nora!! Felicitaciones